Hacia el coche autónomo en España

breve historia del coche en españa

Una Breve historia del coche en España

En Noviembre de 2015 se reglamentó por primera vez el uso de coche autónomos en las carreteras españolas, permitiendo así el primer viaje de 600 kilómetros desde Vigo hasta Madrid por un vehículo Citroen dirigido por un ordenador. ¿Cuánto tiempo falta para que dejen de existir las autoescuelas? ¿Tiene sentido que sigamos conduciendo los humanos? ¿Son más fiables los unos y ceros que nuestras neuronas al volante?. Vamos a intentar descubrir algunas de estas respuestas comenzando por revivir el pasaje que vivió España al adoptar las 4 ruedas a motor por sobre el medio de transporte dominante de su época: el caballo.

Transicion_Caballo_coche

 

La Transición del Caballo al Automóvil

A principios de siglo XX los caminos eran transitados por carros, carretas, coches de caballos y diligencias. El caballo que había sido domesticado siglos atrás era el medio de transporte asentado y asumido en todo el mundo.

Con la aparición de los primeros coches a motor y el asombro que producían, los criadores de caballos y veterinarios se alarmaron por temor a quedar sin trabajo. El vehículo a motor, además de hacer un ruido horrendo y “endemoniado”, asustaba a los caballos, el principal medio de transporte -terrestre- de finales de siglo XIX. Hasta 1907 tenían prioridad de paso los “tracción a sangre”, obligando a  los “tracción por explosión” a apagar sus motores.

Cuando Henry Ford perfeccionó la producción en serie de su mítico “Ford T” en los Estados Unidos (1908 – 1914), en España los automóviles aún eran bienes de  pocas familias de gran poder adquisitivo que utilizaban para elevar -aún más- su estatus social. La aceleración de la producción en la cadena de montaje de estos vehículos aumentó la cantidad de ruedas que comenzaban a verse por Madrid. La población de caballos comenzó a disminuir hasta ser alcanzada en unidades por estos nuevos monstruos de metal aproximadamente en 1925. Lo cierto es que los caballos requerían ser alimentados y mantenidos (aún si no se los “usaba”), tienen una “autonomía” y velocidad limitada. El nuevo invento superaba estas características con creces; si bien se gasta en combustible, cuando no nos desplazamos no tenemos que “alimentarlo”. En pocos años se superó la velocidad del caballo (40km/h al galope frente a 60km/h del Ford T).

grafica-caballos-vs-coches

La gráfica muestra cómo en unos 40 años la población de caballos y automóviles se vió emparejada y ya en menos de 10 años la cantidad de coches la duplicó en España

 

El desarrollo de la industria del automóvil se vio enormemente beneficiada con la aparición del concreto en 1924, que permitió crear carreteras y caminos que soportaban un peso muy superior al de los equinos y conectar las provincias del país a un precio económico para el Estado.

Luego de crear el Código de Circulación en España en 1934 el Estado creó la Dirección General de Tráfico (DGT) en 1959 para poner orden al tránsito. Ya para 1960 el transporte a caballo estaba casi por completo olvidado. Incluso en el sector agrícola predominaban máquinas a motor para sustituir y mejorar el trabajo de fuerza del caballo en el campo.

3 – Dominio y decadencia del Coche Moderno

la llegada del coche moderno

Con ayuda de la publicidad en televisión, pronto el automóvil se volvió un bien indispensable para las familias y dejó de ser un producto sólo para unos pocos. Con la aparición de modelos familiares y el abaratamiento de la producción comenzó una voraz competencia entre Marcas por ganar mercado. Junto a regulaciones gubernamentales se mejoró sobre todo en la obligatoriedad de los dispositivos de seguridad y confort.

En 1960 el parque automotor español alcanza el millón de unidades y mantiene un crecimiento brutal para aumentar en 1990 a 15.000.000 de vehículos y duplicar esta cifra en 2014. Los automóviles comenzaron a traer accidentes mortales y convertirse en la mayor causa de mortalidad en España con un máximo de 5940 fallecidos en 1989. El dominio de las compañías petroleras también impulsó la venta de automóviles y seguramente retrasó -un poco más- la aparición de otro tipo de motores con energías alternativas más limpias.

A mediados de los noventas los autos son espaciosos, tienen radio, (cassette, CD y luego Mp3), asientos reclinables, ceniceros (?), aire acondicionado, levantavidrios automáticos, mejores motores y comienzan a “electrificarse” cada vez más. En seguridad aparecen Airbags, mejoras en el frenado, cristales, ruedas y estabilizadores.

Con la aparición “masiva” de internet al mundo a finales de los 90, llegan los primeros teléfonos móviles y luego entrando en el 2000 comienzan a hacerse “Smart” diversos aparatos. El SmartPhone obviamente es el primero en popularizarse. Como norma general; si el dispositivo se conectaba a la “gran red” y lograba enviar y recibir datos, ya tenía categoría “Smart”. Se anuncian las SmartTV pero también heladeras y relojes.

Poco a poco va llegando el automóvil Inteligente, integrando pantallas touch y conectividad, aprovechando sobre todo la navegación utilizando software como Garmin o Google Maps.

Lo cierto es que los humanos somos falibles. A veces mucho. Nos distraemos al volante. En el pasado con el cigarrillo y con los carteles de publicidad y en el presente con el teléfono y sus mensajitos de texto. También somos “débiles” y sufrimos alteraciones en la visión por consumir alcohol u otras sustancias o simplemente por la edad. Otro factor es que no somos muy conscientes de la velocidad, o podemos calcular mal una curva, nos afectan los destellos del sol al caer la tarde, por la noche nos da sueño… qué va… tenemos muchos defectos.

¿Se imaginan un robot con sueño? ¿o un robot ebrio?.

Que-es-un-coche-autonomo

¿Qué es un coche autónomo?

Primero que nada, no vamos a confundir un automóvil inteligente con uno autónomo. El coche inteligente puede tener algunos destellos de “picardía” pero no implica la suficiente como para poder conducir por sí mismo. Por ejemplo en los autos de hoy en día ya tenemos conectividad a Internet, incluso algunos con acceso a Asistentes Virtuales como Siri o Google Now con el que podemos ejecutar comandos por voz, tener navegación GPS y escuchar radios Online. También tenemos luces que se encienden solas en los túneles y limpiaparabrisas que funcionan mágicamente cuando llueve. Esa no es la autonomía de la que hablamos.

El objetivo principal es que el auto maneje sólo.

Tenemos 5 etapas con funcionalidad gradual para alcanzar el rango máximo del automóvil autónomo.

Las 5 etapas son

  • A – Asistencia al volante
  • B -Automatización parcial
  • C -Automatización Condicional
  • D -Gran Automatización
  • E – Automatización Completa

En las dos primeras quien conduce es un humano pero en las 3 siguientes quien está al mando del vehículo es una inteligencia artificial: -o si se quiere- un “robot”. La etapa C de Automatización Condicional incluye intervención del humano si el sistema se ve en “problemas”. En la etapa D el sistema es autosuficiente sin intervención del humano sin embargo puede que no tenga todas las habilidades de un conductor humano. En la última etapa el sistema es comparable a un conductor humano -por supuesto mucho más confiable, responsable y seguro- y sin necesidad de exponer en el vehículo un volante, palanca ni pedales.

No tengamos dudas que gracias a los vehículos que conducen sólos tendremos carreteras mucho más seguras pues nuestros robots respetarán todas las normas de tráfico (no entrará en su “cerebro” desobedecerlas!) por más que lleguemos tarde al trabajo (es posible que también le chiven al jefe de esta situación, ups).

 

Aunque una vez que aprendemos a conducir, ya no nos parece una tarea compleja, lo cierto es que realmente lo es. Sin darnos cuenta, mientras conducimos estamos haciendo una sincronía “mente – cuerpo” enorme. De lo que ven nuestros ojos, coordinamos con los pies la santa trinidad “embrague-freno-acelerador” y palanca de cambios, espejitos, controlamos semáforos, otros coches, peatones, curvas, subidas y bajadas. Ni hablar de los cambios en las condiciones climáticas que aumentan el nivel necesario de concentración, lluvia, niebla, nieve o de diversos obstáculos como charcos, pozos (baches), basura en la carretera o cambiar de asfalto a caminos de tierra.

Como ingeniero y programador me fascina pensar en el código que hay que escribir para saltear todas esas cuestiones efectivamente. No puede haber errores en la programación porque eso implicaría un choque y poner en riesgo vidas de otros conductores o peatones. Es cierto que la tecnología de estos días ha alcanzado increíbles niveles de avances en cuanto a capacidad (computadores terriblemente rápidos, alta capacidad de almacenamiento en disco o en memoria y alta velocidad de respuesta y transmisión) pero al fin de cuentas quien desarrolla el algoritmo para la inteligencia artificial, redes neuronales, algoritmo genético o híbridos terminan siendo un equipo de ingenieros humanos.

One more thing… Además de valerse por si mismo, la industria del automovilismo podría llegar a tener una sorpresa más -si es que se pone de acuerdo-. Si se logran poner de acuerdo en un protocolo estándar de comunicación entre vehículos, oh sí, eso sería lo máximo. Estaríamos sumando una capa de información a un nivel increíble: “una mente colectiva” y colaborativa para encontrar la mejor ruta, obstáculos, tiempos estimados de llegada, clima, situación y mucha más seguridad.

el-futuro-camino

Cómo estamos ahora y el futuro que viene

Lo que los autos actuales tienen diversos sistemas que lo acercan a un auto independiente. Veamos algunas de las mejoras:

  • Caja de cambios automática (y decente).
  • Mantener la velocidad constante.
  • Varios modelos saben aparcar solos (estacionar).
  • Detectar coches por delante, izquierda o derecha.
  • Detectar si nos salimos de nuestro carril y emitir sonido de advertencia.
  • Frenado de emergencia.
  • Los más nuevos pueden mantenerse en carriles de autopista bajo ciertas condiciones.

Alguna vez escuché que los aviones están preparados para volar sin pilotos desde hace más de una década. Ahora que están de moda los Drones (sobre todo los aéreos, porque los hay terrestres) no nos parece algo tan descabellado. Pero “la leyenda” cuenta que cuando en ese momento se investigó en el Mercado si los pasajeros estaban dispuestos a volar sin un piloto humano, se vieron horrorizados y por eso se sigue manteniendo hoy en día a los -¿prescindibles?- pilotos humanos.

Cuando hablo y comento con compañeros de veinti-largos sobre autos que conducen sólos, aún noto resistencia y hasta algo de incredulidad, o que estoy hablando de un futuro muy lejano. Imagino que alguien con menos años ya no estará tan sorprendido ni le chocará tanto esta transición.

Tesla y Google Car

Tesla Introduces Self-Driving Features With Software UpgradeMerecen una breve mención dos de los modelos actuales más avanzados en cuanto a self driving cars o autonomous cars (incluso “driverless car” -coche sin conductor-), como se les conoce en inglés. Tesla es la empresa creada por el excéntrico y muy ingenioso Elon Musk y que enfocó desde hace unos años la fabricación de autos eléctricos con un diseño deportivo, atractivo y con muy buena autonomía,
comparable a la de los autos a combustión. Además desde California comenzó a poblar el oeste de Estados Unidos con estaciones de carga, duplicándolas año tras año y logrando atraer a un público masivo cuando en abril de 2016 presento su asequible Model S por 35.000 dólares y obteniendo una preventa de más de 200.000 vehículos (que para reservar pagaron U$D 1000.- y les serán entregados a finales de 2017). Estos coches utilizan tecnología de punta, tienen un sistema operativo que el fabricante actualiza de manera remota y van mejorando versión a versión. Destacan por tener una pantalla enorme en el centro del panel del conductor y ofrecen diversas funcionalidades de autonomía. tesla_autopilot-pressUna de ellas llamada autopilot -similar al piloto automático de los aviones- y que permite que el vehículo conduzca sólo en carriles de autopista, regule la velocidad según el tráfico y hasta puede cambiar de carril. Pero requiere atención del humano. Por su parte Google Car lanzó un coche autónomo 100% pero el mismo Estado de California le dijo “pongale un volante o esto no sale a la calle”. Este vehículo es -a mi parecer- algo feo y tiene un enfoque totalmente distinto. google-driverless-carEn vez de tener apariencia deportiva y hasta lujosa parece un gran mouse que tampoco avanza a gran velocidad, para ser precavidos. A decir verdad, si uno se pone en el lugar del único coche autónomo rodeado de vehículos peligrosamente conducidos por impredecibles conductores humanos, yo también  iría con cuidado.

hijos-estudian

Conclusión: Tus hijos no van a saber conducir -y no lo van a necesitar-

Pensemos que un niño nacido en 2015 podría sacar su licencia en el año 2033 y posiblemente no la saque. ¿Para qué? si ya se habrá adoptado el coche autónomo desde hace algunos años y mientras el “robot” conduce podemos estar viendo series, pelis, jugando “a la Play”, durmiendo o enviando mensajes con el WhatsApp del futuro con toda tranquilidad de que llegaremos sanos y salvos a nuestros destinos.

El conducir por humanos pasará a ser un “hobby” extraño, extravagante y de unos pocos curiosos de lo Vintage.

Los coches “analógicos” serán piezas de colección y se verán en museos. Algunos de nosotros diremos a nuestros hijos “Yo sabía conducir esos autos” y nos mirarán con asombro pensando “qué poca tecnología que había en aquel entonces”.

¿Cuanto crees que van a tardar en igualar los coches autónomos a los “analógicos”?.

Seguir Leyendo  1 Millón de Usuarios Activos en tu App

One thought on “Hacia el coche autónomo en España

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *